Mi perro no obedece cuando lo suelto

«Cuando le suelto, mi perro no obedece». Es el problema con el que nos encontramos muchos y no es un problema insignificante. Cuando un perro obedece podemos soltarlo con la tranquilidad de que no se escapará ni provocará un accidente, podremos ponerle la correa de nuevo cuando sea necesario y disfrutaremos más de los paseos en su compañía. Cuando el perro obedece, el propietario mantendrá en todo momento el control del perro si está suelto. Vamos a ver esas situaciones en las que los perros no hacen caso y cómo solucionarlas.

Tu perro no reconoce su nombre

Hay perros incapaces de reconocer su nombre y, en consecuencia, no responden cuando les llamas. Los perros necesitan aprender a reconocer su nombre para poder prestar atención cuando alguien les habla. Puede ser porque no hayas elegido el nombre adecuado o porque utilizas su nombre cuando le regañas por alguna conducta inadecuada.

Tienes que pensar bien el nombre de tu perro y llamarle siempre de la misma forma. Evita el uso de diminutivos y no utilices como nombre palabras que emplees en tu día a día porque le hará más difícil atenderte y le confundirá. Si eliges un nombre muy largo o difícil de pronunciar, terminarás utilizando algún sobrenombre para llamar a tu perro. La elección del nombre es un aspecto fundamental y tendrá un gran impacto en su educación, ya que será parte del vínculo que formará contigo durante toda su vida. Utilizarás el nombre de tu perro para llamar su atención para indicarle lo que ha de realizar. Por ello, tanto el perro como tu debéis sentiros identificados con el nombre elegido.

Por otro lado, si utilizas el nombre de tu perro al regañarlo por alguna conducta inapropiada, el perro podrá asociar su nombre con una reprimenda o con tu enfado. Si el perro tiene una experiencia negativa con su propio nombre, es improbable que venga voluntariamente cuando le llames. Por ello, es crucial no emplear el nombre del perro en el momento de indicarle un mal comportamiento.

¿Por qué mi perro no obedece fuera de casa?

Puede ocurrir que tu perro te haga caso cuando le llamas en casa pero no fuera de casa. ¿A qué puede ser debido?:

  1. La causa principal de que tu perro no obedezca a la llamada fuera de casa son los problemas derivados de una falta de vínculo con él. En el siguiente apartado de este blog explicamos maneras de fomentar el vínculo con tu perro.
  2. Otro motivo por el que tu perro no acude a tu llamada puede ser por una mala socialización en su etapa de cachorro (escasa o a veces nula). En este caso el perro no ha aprendido a interactuar con los estímulos exteriores (ruidos, vehículos, personas, perros, animales de otras especies, superficies, lugares, etc) y por lo tanto, el perro no obedece cuando escucha ciertos ruidos o ve a otros perros, personas o cuando va a ciertos lugares (como el parque) porque se distraerá y no reaccionará a tu llamada.
  3. Un perro muy nervioso o hiperactivo puede estar sobreexcitado ante los estímulos exteriores de la calle cuando lo sueltas y por eso no responderá a tu llamada. En este estado es muy difícil que el perro consiga concentrarse en la llamada, ya que responderá únicamente a su instinto. En estos casos es importante preguntarnos si nuestro perro padece problemas de estrés o ansiedad.
  4. También puede ocurrir que ciertos estímulos desconocidos generen en el perro miedo o reactividad y por ello no acudirá cuando le llames.
  5. Algunos perros se distraen cuando visitan entornos nuevos, debido a la multitud de estímulos y nuevos olores que perciben. Por lo que es importante tenerlo en cuenta y habituar a nuestros perros a distintos entornos de forma regular, visitando parques, campos y todo tipo de lugares nuevos.
  6. Cuando llamas a tu perro para reñirle por algo o para regresar a casa y finalizar su paseo, seguramente tu perro deje de acudir a la llamada. Cuida mucho estos puntos, ya que sino estarás fomentando la desconfianza entre ambos. Lo único que vas a conseguir llamándolo para regañarlo o para regresar a casa es que no te haga caso y evite ir cuando lo llames. Para evitarlo, prueba a llamarlo varias veces durante sus ratos de ocio, felicítalo y vuelve a darle permiso para seguir jugando u olfateando.
  7. Llamar a tu perro con un tono enfurecido: probablemente tu perro seguirá haciendo lo que encuentra muy entretenido en lugar de acudir a recibir una reprimenda.
  8. Ir a buscarlo si no viene cuando le llamas. Es muy habitual ir detrás de tu perro a buscarlo después de llamarlo. No deberías hacer esto, porque le estarás enseñando que no es necesario que él vuelva.
  9. Otra posible causa es que nuestro perro no tenga bien aprendido el ejercicio de acudir a la llamada. Quizás crees que sí lo habéis trabajado suficiente pero si no está respondiendo adecuadamente lo más probable es que no.

Mejora el vínculo con tu perro

El vínculo que mantienes con tu perro es un aspecto fundamental para su educación. Los perros deben hacernos caso por respeto y afecto mutuo, y no por miedo o sumisión. Cuando tu mejor amigo siente confianza en ti y percibe que su amor es retribuido, este vínculo muy especial le brinda el ambiente y las condiciones óptimas para desarrollar sus habilidades cognitivas, sociales y emocionales.

Por ello, tomate tu tiempo para crear momentos de calidad con tu mejor amigo en el día a día. El juego es muy importante para tu perro y ayuda a crear mucho vínculo entre ambos. La actividad física y el esparcimiento mental también os vendrán bien a ambos. Y si te gusta ejercitarte, podrás iniciarte en algún deporte o actividad deportiva junto a tu perro, como el agility o el canicross. Además, puedes divertirte con tu perro también dentro de casa, proponiéndole juegos de inteligencia, enseñándole algunos ejercicios básicos de obediencia o jugando con él con sus juguetes preferidos.

Enséñale a estar atento a donde tu vas

Si durante el paseo nuestro perro aprende a estar atento a nosotros, nos seguirá y esto hará que no se aleje muy lejos. Para ello puedes practicar a caminar y a ir cambiando de dirección y de sentido aleatoriamente sin avisarlo. Si te sigue y aparece a tu lado prémiale mucho, y si no te sigue llama su atención haciendo algún ruido pero como si no tuviera que ver nada con él (tose, pisa alguna rama, etc) hasta que aparezca a tu lado.

border-collie-pendiente

Elige una palabra para llamarle y utiliza siempre la misma

Antes de empezar a enseñar a tu perro a que acuda cuando le sueltes, necesitarás elegir una única palabra para llamarle. Recuerda utilizar una palabra corta, que facilite la comprensión de tu mejor amigo, pues él deberá asociar esta palabra con la acción requerida para realizarla con éxito.

Para llamar a tu perro, podrás emplear palabras como «ven» ó «aquí«, por ejemplo. Y recuerda emplear siempre la misma palabra y no la cambies en el momento de llamarle cuando este suelto. También acuérdate llamarle siempre con un tono de voz cariñoso y motivador.

Enseñar a tu perro a obedecer cuando lo sueltes

Si quieres que tu perro venga cuándo le llames, tendrás que trabajar para que él asimile la palabra que elijas como llamada («ven» ó «aquí») con la acción de venir al lado tuyo. Lo ideal es empezar a llevar a cabo este proceso cuando tu perro todavía es un cachorro, para que lo asimile lo antes posible y sea algo natural para el perro el hecho de acudir junto a ti.

Enséñale con una correa larga

Lo ideal es empezar a enseñar a tu perro a acudir a la llamada primero con una correa larga. Cuando le llames, el perro responderá a tu llamada y si no lo hace con la correa larga le ayudarás a acudir a ti. Poco a poco irá progresando hasta llegar al punto de acudir a tu llamada esté con correa o sin ella. Es la mejor forma de enseñarle. Además, procura practicar el ejercicio en lugares conocidos para que tu perro no esté sobreestimulado.

Recuerda que al principio tienes que empezar a practicar en un lugar tranquilo donde haya pocas distracciones y empieza a trabajar primero estando muy cerca de él, así le resultará más fácil obedecer y entenderá rápidamente el objetivo del ejercicio. Conforme vaya mejorando su obediencia y tengas mayor control sobre él ya podrás introducir dificultades. Es entonces cuando practicarás la llamada desde una distancia mayor y en otro lugar diferente con más distracciones como un parque.

Para que tu perro entienda mejor este ejercicio, lo ideal es ofrecerle una golosina canina cada vez que acuda a tu llamada exitosamente. El refuerzo positivo es el mejor método para enseñar a tu mejor amigo, prevenir malas conductas y estimular su aprendizaje. Los premios aparte de golosinas caninas; también deben ser siempre caricias y palabras afectivas. Lo importante es darle siempre mucho refuerzo positivo a tu mejor amigo a cada ejercicio realizado exitosamente, como venir a ti cuando utilizas la palabra de llamada. Según vaya aprendiendo, las golosinas caninas puedes ir reduciéndolas poco a poco.

Si recompensas sus buenas conductas y reconoces sus esfuerzos a diario, estarás estimulando su mente y mejorando el vínculo entre ambos. Y estos son aspectos indispensables para el aprendizaje de tu mejor amigo.

Conclusión: mi perro no obedece cuando lo suelto

En este punto llegamos a la conclusión de que tu perro no obedece al soltarlo debido a problemas de educación. Insiste en el adiestramiento con correa larga y golosinas caninas para poder soltarlo sin temor en lugares conocidos y lograr que vuelva cuando se lo indiques. Evita llamarlo para reñirlo o constantemente cuando pasee suelto. Y si el problema persiste, lo mejor que puedes hacer es pedir ayuda a un profesional.

Busca ayuda de un profesional

Si ya lo has probado todo y tu perro sigue sin hacer caso cuando le sueltas, en este caso lo mejor es buscar la ayuda de un adiestrador canino.

Si tu perro tiene algún problema de comportamiento y por ello no acude a la llamada cuando le sueltas, un educador canino o un etólogo canino será el profesional ideal que te ayudará a resolver el problema. Recibirás las indicaciones necesarias para solucionar el problema y tu perro te hará caso cuando le llames estando suelto.

En NOBLECAN somos especialistas en adiestramiento canino, en educación canina y en etología canina, trabajamos con perros de todas las razas y de todas la edades. Disponemos de un servicio de adiestramiento de obediencia básica donde, entre otros ejercicios, enseñamos a tu perro a acudir a la llamada cuando está suelto. Y también disponemos de un servicio para la solución de problemas de comportamiento y modificación de conductas inadecuadas, las cuales pueden provocar que tu perro no acuda a la llamada cuando le sueltas.

Juan Carlos Castilla Elena

Fundador y director de NOBLECAN Adiestramiento canino, adiestrador, educador canino titulado con nº de licencia 08/13, etólogo canino, juez canino y miembro federado nº 919/2017 de la Asociación Nacional de Adiestradores Caninos Profesionales (ANACP).

×

Powered by WhatsApp Chat

×